¡NO HAY RIESGO DE SALUD RESPECTO A LOS CAMPOS ELECTROMAGNETICOS!

22.2.2011. Escrito por Bryan Hemming, traducido al castellano or Angelica Westerhoff.

Un frío día de deciembre en 1950, ejecutivos destacados de la industria tabacalera de Estados Unidos se reunieron en el Plaza Hotel, Nueva York, para discutir sobre estudios que probaron vínculos entre cigarros y cáncer. Trés semanas después promulgaron una declaración pretendiendo que no había pruebas que fumar provoca cáncer de pulmón.

En los años ochenta el gobierno británico denegó que la enfermedad de las vacas locas planteaba una amenaza para humanos.

Dupont y General Motors añadieron plomo a la gasolina por primera vez en los años veinte del siglo pasado. Plenamente conscientes de la amenaza para la salud que podía plantear el nuevo carburante, lo comerciaban con el nombre ethyl (etilo) para evitar la conexión. Continuaban vender gasolina con plomo en Europa hasta hace poco. Gobiernos y empresas sabían plenamente de los peligros potenciales mucho antes.

Se quitó de los comercios al thalidomide, en ingles, un sedante, en los primeros años de los sesenta, por haber causado serios defectos de nacimiento. Hasta 2007 el Ministerio de Sanidad no admitió que se ha vendido en España. Cientos, posiblemente miles, de víctimas esperaron por indemnizaciones cincuenta años después. Algunos todavía están esperando.

La historia está llena de ejemplos similares de gobiernos y grandes corporaciones conspirando para denegar que sus productos causen daño, mientras que poseen pruebas que muestran lo contrario. Muchas grandes corporaciones y gobiernos tienen  por norma deliberadamente ignorar o suprimir pruebas vitales que podrían salvar vidas.

Desde el momento que compañías estadounidenses tabacaleras sabían de la conexion entre fumar y cáncer, empezaron una larga campaña para engañar al público sobre los riesgos de fumar, lo que duró decadas, incluso yendo tan lejos para financiar investigaciones parciales diseñadas para confundir a la gente.

A pesar de que haya evidencia convincente de vínculos entre campos electromagnéticos y casos de leucemia en niños, los resultados todavía esperan a ser concluyentes. No obstante, pruebas que sí existen, han instado a muchas organizaciones de salud, incluido la Organización Mundial de Sanidad, (OMS) a aconsejar cautela al situar cualquier tipo de antenas de radio y telecomunicaciones, particularmente donde se encuentran niños y ancianos.
Algunos scientíficos van mucho más lejos. Dicen que hay suficiente evidencia estatística para sugerir que demasiada exposición a campos electromagnéticos (EMF) podría doblar el riesgo de leucemia en niños pequeños. Un número creciente de grupos scientíficos involucrados en la investigación de los efectos dañinos de EMF aconsejan cautela en el hogar como en el lugar de trabajo. Casi todos los empresarios respetables ya emplean medidas para protejer a sus trabajadores de riesgos potenciales de EMF.

Los medios de comunicación es la industria más influyente del mundo. Incluye la radio, televisión y el Internet, así como periódicos y revistas. Juntos, forman nuestra principal fuente de información. Estos días, todos dependen de las telecomunicaciones en sus variadas formas para recibir y transmitir noticias e información lo más rápido posible. Todos dependen de parabólicas de satélite y antenas de radiocomunicación. Tienen un interés mutuo en la construcción de antenas de todo tipo.

Gobiernos y políticos a nivel nacional cómo local también se vuelven pesadamente dependientes de telecomunicaciones para difundir sus mensajes, particularmente en el período previo a las elecciones.

Pero como se ha mostrado, los intereses compartidos de los comercios y gobiernos no siempre son compatibles con los intereses del público, y en una democracia sana a veces hay que hacer preguntas sobre sus prácticas.

El pequeño número de manifestantes que se reúnen casi cada mañana delante de la puerta del ayuntamiento a las nueve y cuarto no están opuestos a los ciudadanos de Conil habiendose mejorado la radio, televisión o servicios de Internet. De hecho, la mayoría de ellos están a favor de las mejoras. Les molesta las falsas acusaciones según las cuales estarían protestando contra Radio Juventud o el ayuntamiento. Simplemente están en contra de la construcción de una torre de antena en Pocito Blanco, a veinte metros de las viviendas más cercas, menos de dos cientos metros de la residencia de mayores, sobre un terreno donde está planificado un colegio. Muchos scientíficos recomiendan que torres como esas se instalen por lo menos a tres cientos metros de distancia de los que más se consideren en riesgo de EMF cómo bebés, niños, enfermos y la gente mayor.

El ayuntamiento de Conil y Radio Juventud  hacen correr las voces que campos electromagnéticos no presenten un peligro de salud alguno para el público. Sin embargo la Organización Mundial de Sanidad y muchos otros organismos nunca han hecho pretensiones así. De hecho, han producido un listado de medidas para ayudar a evitar exposición innecesaria a EMF. Una de estas medidas incluye no vivir cerca de antenas. Aunque las pruebas no son para nada concluyentes, apenas ningún organismo scientífico respetado  tratando con EMF es tan confiado sobre los riesgos de los niños de otra gente como el alcalde de Conil y sus tenientes.

Aparte de las denegaciones del riesgo de salud proveniente de la torre, se están haciendo falsas pretensiones referente al uso de la torre, de las cuales se debería hacer conscientes a los Conileños. Se ha pretendido, en diversas ocasiones que el único propósito de la antena es para mejorar la recepción de Radio Conil en áreas dónde está mal. Sin embargo, una examinación más cercana de uno de sus propios documentos en la Memoria del proyecto revela:

2.1. La actuatión que se describe a continuación tiene por objeto la construcción, asi como mejora y adecuación de una infraestructura municipal de telecomunicaciones cuya finalidad es servir de soporte a diferentes instalaciones de radiocomunicación que se emplean en la prestación de servicios de comunicación social -radiodifusion sonora- y de otros servicios básicos a la ciudadanía como por ejemplo al acceso público a Internet.

Quizás habrá que informar al alcalde que Internet wífi es uno de los áreas más rápidamente crecientes en telecomunicaciones hoy en día.  Los intereses financieros son masivos. No tiene nada que ver con la emisión de la radio local.

El gobierno de Conil está tan enfurecido con los manifestantes que ha ido así de lejos para emplear a Radio Juventud -la cual tiene intereses creados- con el malicioso intento para ahogar críticas. En una emisión intencionada para ridiculizar y desprestigiar a los que están ejerciendo sus derechos democráticos a protestar contra el emplazamiento de la antena, se han utilizado ciertos comentarios rebajados. El derecho para responder todavía está pendiente a reconocerse.

Podríamos recordar a los políticos de Conil que Radio Juventud está financiada del monedero público. No pertenece a ellos. Deberían dar la posibilidad de una representación justa a todos los puntos de vista. En este sitio cada uno está permitido de comentar, incluido el alcalde, miembros del ayuntamiento y Radio Juventud.

Hasta que se sepa más de los plenos efectos de los campos electromagnéticos sobre humanos, sólo es sabio de situar las torres bien lejos de colegios, residencias para mayores y viv

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s